Segunda entrega de “Daniela, crónicas de una niña obesa”

1ª Semana:
En casa de Daniela todos intentaron colaborar y eran en total unas 5 personas: un hermano pequeño de 5 años, su abuela materna y sus padres. Desapareció el azúcar, el chocolate, la bollería y los refrescos; dando paso a las galletas light, leche y yogures desnatados, mucha cantidad de verdura y fruta, cocina a la plancha o cocida y grandes cantidades de botellas de agua mineral.
Todos apoyaban a Daniela y ella se empezó a encontrar más animada, aunque un poco distinta. Siempre congenié muy bien con ella porque no era pija como mis otras compañeras que no paraban de hablar de ropa, de series de televisión insoportables y de la ropa de las Barbies. Daniela era como yo: le gustaba jugar al fútbol, hacer carreras de patinetes a toda velocidad calle abajo y ver películas de Star Trek.
Tras los últimos acontecimientos sus conversaciones me estaban hartando. No paraba de decir que si adelgazaba conseguiría un look maravilloso como el de las chicas de las revistas, se vestiría a la moda, llevaría minifaldas, se cambiaría el pelo….. y así por fin sería feliz. No paraba de hablar de lo mismo, ¡me tenía hasta el gorro! Yo le cambiaba de conversación, pero ella volvía a las andadas, parecía como si la hubieran abducido los extraterrestres y le hubiesen puesto la personalidad de otra persona. Me repugnaba escuchar continuamente el rollo que me soltaba mi amiga y estaba deseando que la situación volviera a ser como antes, aunque por otra parte, debo admitir, que también me apetecía estar solo para poder investigar algo sobre su problema de peso. Así que por unos días me recluí en casa con la excusa de que no me encontraba bien.
Empecé a mirar textos sobre los alimentos y su composición, pero algunos eran muy complicados y apenas sacaba nada en limpio por lo que a punto estuve de rendirme en más de una ocasión cuando, en un golpe de suerte, encontré una enciclopedia de nutrición bastante amena y divertida gracias a los dibujos que tenía y que explicaban los distintos temas. Así es como me enteré de que los alimentos que comemos están formados por tres piezas distintas que se combinan entre sí: hidratos de carbono, grasas (o lípidos) y proteínas. Existen alimentos sólo a base de hidratos de carbono como la miel o las frutas, sólo con grasas como el aceite y la mantequilla o sólo con proteínas como la gelatina. Lo más habitual es que los alimentos que comemos sean mezclas de los tres y de ellos son las grasas las que aportan el doble de calorías que los otros dos. Leyendo esto llegué a la conclusión de que la mejor manera de que Daniela perdiera peso era suprimiendo totalmente las grasas de su dieta diaria, pero al mismo tiempo me asaltaron algunas dudas: Si no toma grasas e ingiere el doble de hidratos de carbono o de proteínas, ¿adelgazará igualmente?, ¿será malo para su salud eliminar completamente las grasas de su dieta?…
No me quedaba otra que ir leyendo y analizando punto por punto todas estas piezas que me traían de cabeza.

Hidratos de Carbono
Se llaman también azúcares y este nombre me confundió mucho, porque yo tenía por azúcar el que se encuentra en azucarillos, gominolas, azúcar de caña y el que se le sube en sangre a mi abuelo cuando se le descontrola la diabetes. Al final me enteré de que le pusieron ese nombre por el sabor dulce de algunos de ellos.
El principal Hidrato de Carbono es la glucosa y todos los demás se transforman en glucosa dentro del cuerpo ya que es el combustible de mejor calidad para nuestro organismo. En la naturaleza encontramos los Hidratos de Carbono en forma de paquetitos o de maletas. Los Hidratos de Carbono más dulces son los que vienen en forma de paquetitos de uno (monosacáridos) o de dos (disacáridos). Dentro de los monosacáridos tenemos la glucosa, fructosa (azúcar de la fruta) y la galactosa (azúcar de la leche). Dentro de los disacáridos destacan la sacarosa, que es el azúcar de los azucarillos y está formado por glucosa más fructosa, y la lactosa, que es el azúcar que encontramos en la leche y sería la suma de glucosa y galactosa.

Los Hidratos de Carbono que encontramos en la naturaleza en forma de maletas son los polisacáridos, vienen así empaquetados porque son de reserva, algo parecido a lo que hace mi madre con la comida que sobra: prepara croquetas y las mete en el congelador para comer en otro momento. Los polisacáridos más importantes son el glucógeno o reserva energética de los animales y el almidón que es la reserva de energía de las plantas y que encontramos en la patata, zanahoria, etc. Por eso cuando mi abuela plantaba patatas dejaba un trozo de la misma alrededor de la pequeña raicita que iba saliendo, así mientras la raíz bebé no podía comer de la tierra comía de la reserva de almidón del trozo de patata.
Con todo esto me entró la curiosidad, ¿dónde tenemos nosotros el almacén de glucógeno? Yo me imaginaba que tendría que estar como las grasas: extendidas por todo el cuerpo, pero por el contrario sólo tenemos glucógeno en el hígado y en los músculos. ¡Qué chachi! Los músculos tienen su propio depósito de combustible como las motos, ¡ajá!, por eso Daniela corría tanto pues tenía los depósitos a tope, así cualquiera. El problema es que nuestro cuerpo no es capaz de almacenar un excedente de hidratos de carbono, además si lo hiciera sería muy perjudicial, por eso si comemos muchos hidratos de carbono el cuerpo al no poder gastarlos los transforma en grasa, acumulándose en distintas zonas del cuerpo. Al repasar esto me imaginé una invasión de croquetas en mi casa porque mi madre había preparado muchas, que ya no cabían en el congelador, y tenía que ponerlas en otro sitio y me veía a mí abriendo el armario y cientos de bandejas de croquetas apiladas dentro: ¡Qué horror!
Me resultó emocionante la lectura y estaba deseando comentárselo ya a Daniela, sin embargo, estaba un poco preocupado porque en el fondo me sentía culpable por no haber salido a jugar con ella hoy y además porque no sabía como la iba a encontrar. Aún así yo estaba dispuesto a animarla con mi historia de paquetes, maletas y croquetas invasoras.

Continuará…

Anuncios