La tropa mora

¡Alerta! ¡Alerta! ¡Todo el mundo a sus puestos!
¡El enemigo ya ha atravesado nuestros límites y de un momento a otro, esto será el infierno!
¡La tropa mora en 1ª línea, tras ella los G.A.L.T y que se preparen también los reservistas por si tienen que entrar en combate!
¡Es una situación de emergencia máxima! ¡Mover el culo, si no queréis acabar putrefactos en las alcantarillas!
-¡Señor, el enemigo ha repelido nuestros ataques con ácido y en las porciones proximales del intestino ya empezaron los enfrentamientos con miembros de la tropa mora!
¡Mierda! Esperaba que con el ácido estomacal y los bamboleos del estómago llegaran los intrusos a nuestra posición debilitados y con muchas bajas.
¡Rápido, necesitamos nutrientes y antioxidantes para que podamos soportar lo que se nos viene encima!
La batalla es cruel, cantidad de citoquinas liberadas por ambos contendientes dejan un rastro de hedor y muerte que invaden las almas de los que esperan a que les llegue su hora.
Con lo bien que iba todo ¿por qué tenía que pasar?. Conseguir el equilibrio con la tropa mora fue dificil y costoso. Les llamo tropa mora porque sus soldados, nuestras bacterias de la flora intestinal son fieles, eficientes y sanguinarias. Viven en nuestro interior, les cedimos parte de nuestros terrenos para que acamparan, eso sí, los peores que teníamos, los del colon. Ellas en cambio demuestran ser más nobles y desinteresadas que nosotros, llegando incluso a la muerte por defendernos.

Tropa mora

Sigue leyendo

La fábrica de chorizos

Cuartel general del cerebro:
– Ya está el pesado del intestino mandando otro mensaje. A ver si solucionamos el problema y nos deja en paz.
Mensaje:
Aquí la fábrica de chorizos del organismo. Hace 10 días que nos encontramos en una situación crítica. Vamos a entrar en inactividad total. Las contracciones peristálticas son ineficaces, la materia prima está seca y el ano no da salida al producto elaborado.
Desde aquí descartamos la presencia de cuerpos extraños como pepitas, pelos, dientes e incluso paquetes de droga. No se ven signos de infecciones, estenosis ni adherencias.
Llevamos mandando varios mensajes de aviso sin respuesta. Los alimentos siguen entrando muy procesados: hamburguesas, patatas fritas, refrescos y nada de frutas, verduras o cereales.
¿Cómo queréis que fabriquemos buenos chorizos con este material y con celosa puntualidad?
Claro, es muy fácil sentarse en el water antes de desayunar y expulsar todo el material, pero para que nosotros fabriquemos hay que colaborar y cambiar los hábitos alimenticios. No como venís haciendo últimamente.
 Estamos al borde del colapso, cada semana tenemos un sobresalto y por si los olvidasteis os lo recuerdo todo con pelos y señales que aquí no olvidamos nada. Sigue leyendo