Dr. Homunculus en: La Violación Dormida

halebopp_3d

El presagio de los más viejos del pueblo se había cumplido. Sabían con certeza que esa masa celeste que apareció aquella mañana en el firmamento, no iba a traer nada bueno. Multitud de desgracias iban a cubrir el pueblo de llantos y dolor. Prueba de ello eran ya, las 25 mujeres víctimas de abusos y violaciones sexuales.

Primero fueron las jovencitas, pero con el paso del tiempo las violaciones se fueron extendiendo a mujeres de más edad.

La policía estaba desorientada. El violador era un tipo muy hábil que no dejaba huellas.

Las mujeres mancilladas aparecían en sus casas tras largas horas ausentes, con las ropas desgarradas y manchadas, sin recordar nada de lo que les había sucedido, ni donde ni con quien habían estado en las últimas horas. Era como si el violador hubiera borrado de su mente lo que él no quería que rememoraran. Sigue leyendo

Dr. Homunculus en: Vitamina Letal

Allí estaba ella, como una diosa delante de mi puerta, bella e inalcanzable, sujetando del brazo a su marido demacrado y tambaleante.

¡Qué cantidad de recuerdos me trae su presencia!

Durante mi adolescencia, me sentía el ser más desgraciado de la tierra, siempre a la defensiva ante las burlas y los ataques continuos de mis compañeros. No tenía ilusiones, no tenía sueños, solo tenía miedo. Los días pasaban yermos y sin luz, hasta que un día la descubrí. Cuando se fijaba en mi, su cara desbordaba dulzura, como la madona del cuadro de la iglesia, haciéndome sentir tranquilo, fuerte y lejos de mi odiado mundo. Ella transformaba la oscuridad en luz y mi tristeza en esperanza. Aquella belleza solo podía significar pureza y bondad, pero… me equivoqué.

Un atardecer, venía de hacerle un recado a mi madre, cuando de repente escucho muy cerca, risas y jadeos. Muy asustado, con la adrenalina a tope y un insistente temblor de piernas, me escondo y empiezo a buscar la procedencia de aquellos ruidos.

AmoR

Sigue leyendo