Un poco de diversión sindrómica para el verano

Cuando un libro cae en nuestras manos un mundo nuevo se abre a nosotros, aventuras, miedos, diversión, ciencia, sabiduría…

Un libro puede ser divertido y apasionante se mire por donde se mire, la portada, el argumento, el epílogo e incluso el índice. ¿No me creen verdad? ¿Cómo puede ser divertido por ejemplo el índice analítico de un libro con una retahíla de nombres ordenados alfabéticamente acompañados de los números de las páginas donde se nombran?

– Es imposible, dirán ustedes.

indice

Se lo voy a poner más difícil todavía ¿Qué me dirían si ese libro es de medicina?

¡No, no, por favor no dejen de leer! Estoy dispuesta a demostrárselo.

Abran un libro de patología médica por el final, justo en la letra “S” del índice analítico y allí encontrarán:

Síndromes agotadores como el S. de fatiga crónica.

Síndromes coloridos como el S. del hombre rojo y el S. del pañal azul.

Síndromes vistosos como el S. de las uñas amarillas y otro parecido llamado S. de las uñas verdes.

Síndromes estridentes como el S. del maullido de gato.

Síndromes bíblicos como el S. de Isaac y el S. de Job.

Síndromes seniles como el S. de la plaqueta envejecida.

Síndromes armónicos como el S. de la Cimitarra.

Síndromes incómodos como el S. de la cola de caballo.

Síndromes solitarios como el S. de la silla vacía.

Síndromes con apetito como el S. de los huesos hambrientos.

Síndromes tímidos como el S. de regresión testicular fetal.

Síndromes anarquistas como el S. de resistencia ovárica.

Síndromes precoces como el S. alcohólico-fetal.

Síndromes tiesos como el S. de la mano rígida y el S. de la persona rígida.

Síndromes con marcha como el S. de las piernas inquietas.

Síndromes en los que hasta la casa lo padece como el S. del edificio enfermo.

Síndromes pudorosos como el S. del elevador del ano.

Síndromes barrigones como el S. del hombre en tonel o S. del abdomen en ciruela.

Síndromes elegantes como el S. en guante y calcetín.

Síndromes delicados como el S. del X frágil.

Síndromes no aptos para menores como el S. X.

Síndromes estilo Barrio Sésamo: S. mano-pie, S. una mano-2 pies y S. uña-rótula.

Síndromes juerguistas como el S. del corazón de los días de fiesta.

Síndromes ladrones como el S. del robo de la coronaria.

Síndromes bien señalizados como el S. del dedo del pie azul.

Síndromes poco sensibles como el S. de insensibilidad a andrógenos.

Síndromes poco recatados como el S. Desnudo.

Síndromes motorizados como el S. del embrague.

Síndromes irascibles como el S. del intestino irritable.

Síndromes estrechos como el S. del túnel del carpo.

Síndromes que apestan como el S. de olor a pescado o trimetilaminuria.

Síndromes traviesos como el S. del jugueteo.

¿Qué les pareció?

Pues no se pierdan mi siguiente post. Les voy a hablar de un síndrome tan tenebroso que les quitará el sueño. La persona que lo padece se mostrará ante nosotros como un monstruo agresivo que nos hará temblar y cuyo único tratamiento es la extracción dentaria y/o correas para atarlo.

Como sé que los dejo intrigados les voy a dar una pista: “Tiene mucho que ver con el ácido úrico”.

Si creen que lo saben tienen a su disposición la sección de comentarios y el twitter del blog.

Buen verano a todos!

Mª Jesús

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s