A mordiscos

La solución al enigma que les propuse en el anterior post es el Síndrome de Lesch-Nyhan.

dna

Para saber más sobre este síndrome tenemos que adentrarnos en nuestro cuerpo en busca de unas moléculas esenciales para la vida, “los nucleótidos” que paradójicamente son más conocidos para el público en general por la basura que generan, el “ácido úrico”, que por su función en sí.

Nucleótido

Los nucleótidos son unas moléculas tan valiosas que constituyen las piedras preciosas de nuestro organismo. Son muy cotizadas en tejidos en formación, en crecimiento y en regeneración, incluso las células cancerosas los demandan en mucha cantidad.

Los nucleótidos son piezas clave de los procesos celulares. Constituyen la estructura básica del DNA y RNA, actúan como coenzimas, moduladores y segundos mensajeros, aparte de formar parte de las monedas de cambio energéticas de nuestro cuerpo, el ATP y el GTP.

Componentes_AcNucleicos

Si miramos su estructura interna vemos que están constituidos por un azúcar de 5 carbonos, una base nitrogenada (las que están presentes en el DNA y en el RNA pertenecen al grupo de las purinas o al de las pirimidinas) y un fosfato.

Son moléculas polifacéticas y muy sofisticadas evolutivamente ya que incluso se reciclan o se sintetizan a partir de otros metabolitos para no tener que depender del aporte externo. Al organismo, le sale más económico desde el punto de vista energético aprovechar los ya usados, que sintetizarlos de nuevo.

Este reciclaje tan rentable y económico se consigue gracias a dos enzimas: Adenina-fosforribosil-transferasa (APRT) y la hipoxantina-guanina-fosforribosiltransferasa (HGPRT) esencial esta última en la recuperación.

Si esta enzima, la HGPRT está ausente, no tendría que pasar nada raro porque los nucleótidos se sintetizarían a partir de los alimentos que ingerimos. La única consecuencia a simple vista sería un aumento considerable del ácido úrico ya que todos los nucleótidos que no se reciclan se convierten en él. Sin embargo no es tan sencillo, la falta de la enzima HGPRT no cursa sólo con una elevación del ácido úrico sino para nuestra sorpresa desarrolla un síndrome con una clínica espectacular: el Síndrome de Lesch-Nyhan que no mejora al disminuir el ácido úrico.

Este síndrome afecta solo a hombres, ya que su herencia está ligada al cromosoma X, afectando aproximadamente a 1:100.000 varones nacidos vivos. Se caracteriza por un nivel de ácido úrico muy elevado y una clínica neurológica devastadora.

El individuo en cuestión presenta movimientos involuntarios e incontrolados con posturas grotescas y retorcidas, que se acentúan aún más con la deambulación.

En el primer año, el retraso mental es evidente y un poco más tarde en la infancia tardía se produce la transformación al estilo del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde. Se desarrolla una conducta autodestructiva compulsiva con golpes, mordeduras, arañazos y mutilaciones que en ocasiones dirige contra los demás.

Síndrome_Lesh-Nyhan

Nuestro Mr. Hyde particular no es capaz de controlarse. Un impulso interior le lleva a actuar de esta forma. No puede parar de autolesionarse, a pesar de que tiene la sensibilidad intacta y siente dolor.

Lo único que podemos y sabemos tratar hasta el momento es su hiperuricemia (elevación del ácido úrico) que puede alcanzar valores de 18 mg/dl. Lo que no podemos abordar terapéuticamente son los trastornos neurológicos que obligan a tener que utilizar en ocasiones correas y/o extraerles los dientes para que no se lesionen. Se ha probado con trasplantes de médula ósea y con transfusiones de hematíes pero los síntomas neurológicos apenas mejoran. Con lo único que contamos hasta el momento son las pruebas genéticas para diagnóstico prenatal y la detección de madres portadoras.

El gen que codifica la enzima HGPRT se encuentra en el cromosoma X, nivel Xq26-q27 y se expresa en todos los tejidos. Las mutaciones presentes en el Síndrome de Lesch-Nyhan son extremadamente heterogéneas. No se conoce la patogenia de los defectos neurológicos y no se pueden atribuir al exceso de ácido úrico circulante ya que el tratamiento hipouricemiante no mejora el comportamiento agresivo

Llama mucho la atención que todo este cuadro se desarrolla con un déficit total de la enzima HGPRT, situación que no se da si el déficit es parcial, como ocurre en mujeres con un gen mutante que solo manifiestan elevación del ácido úrico. También es significativo que en animales de investigación manipulados genéticamente para no tener ninguna enzima de reciclaje del ácido úrico ni la HGPRT ni la APRT tengan el ácido úrico elevado pero sin cambios en su comportamiento.

Se cree que la causa de los trastornos neurológicos en humanos está en un déficit neuronal de guanina (una base nitrogenada presente en los nucleótidos guanilato (GMP) y desoxiguanilato (dGMP)) que depende mayoritariamente de la vía de reciclaje que falla en este síndrome.

El diagnóstico definitivo se establece demostrando la ausencia de la enzima HGPRT en glóbulos rojos o en otros tejidos.

Mª Jesús

Pd.- El acertante a la pregunta formulada en el anterior post es Luis Fontana. ¡Enhorabuena Luis!

Esta entrada es la segunda participación de Vendo mi cuerpo por ser delgad@  en el XXVII Carnaval de Química, alojado en el blog Educación Química.

https://educacionquimica.files.wordpress.com/2013/07/logo.jpg?w=584

Y también es la segunda participación en el XXIV Carnaval de Biología acogido en Pero eso es otra historia…

https://lh3.ggpht.com/-wwugmkIky3w/Udq_IUriUrI/AAAAAAAACjE/evlOKFxGIak/s1600/cabecerabiocarnaval.jpg

Anuncios

Un pensamiento en “A mordiscos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s