Radio Aponeurosis: Accidente en la carótida

Caduceo

Buenas tardes estimados radioyentes. Aquí estamos una tarde más en Radio Aponeurosis.

Hoy en directo vamos a hablar de la última catástrofe que conmocionó a nuestro organismo: El accidente cerebrovascular en el que perecieron cientos de células sanguíneas, vasculares, linfáticas y cerebrales.

Conversaremos con dos de los protagonistas de esta tragedia que vivieron en primera persona la incertidumbre de los primeros momentos, el miedo y el terror que siguió después y la conmoción final al comprobar el alcance de los daños. También tendremos con nosotros a un experto en el tema que nos hablará de los factores físicos y químicos que desencadenaron la tragedia.

Señoras y señores, sin más dilación vamos a comenzar con nuestro primer invitado. Se trata de una célula que a pesar de su juventud mantuvo en todo momento la entereza y participó activamente en la limpieza de los escombros acumulados tras el accidente.

Monocito que así se llama nuestra célula invitada tiene apenas 15 horas y la fortuna quiso que madurara antes de tiempo.

Presentadora: Monocito, cuéntanos tu experiencia. ¿Cómo viviste ese momento fatídico?

Monocito: La noche del accidente estaba haciendo mi ronda cuando fui llamado por las células endoteliales pertenecientes a la arteria carótida interna para limpiar un cúmulo de grasa depositado en esa zona, cuando de repente veo acercarse una gran bola trombótica a toda velocidad. Tuve el tiempo justo para escapar y colarme entre dos células endoteliales y así guarecerme en la matriz extracelular hasta que todo pasara.

Presentadora: ¿Notaste algo raro las horas anteriores al accidente?

Monocito: No noté nada especial pero todo esto ya lo veíamos venir. Sabíamos que tarde o temprano iba a ocurrir una desgracia. Durante años, células de la estirpe de los monocitos estamos siendo reclutados continuamente para convertirnos en macrófagos y poder fagocitar así toda la grasa que se deposita en las células endoteliales dañadas. De hecho en la mayoría de las arterias musculares y elásticas del cuerpo se pueden ver estrías grasas en su pared que no son más que macrófagos cargados de moléculas de grasa fagocitada.

Monocito

Presentadora: Nuestro segundo invitado es una célula endotelial que no se vio afectada directamente pero que lleva tiempo reclamando mejores condiciones de vida para ella y sus compañeras. Doña Endotelial, ¿cuál es su trabajo en el organismo?

Célula endotelial: Tenemos muchas e importantes funciones que frecuentemente pasan desapercibidas para las células de a pie porque nos ven solo como una sábana que recubre el interior de los vasos sanguíneos. Todo el conjunto de las células endoteliales formamos un órgano dinámico que sintetizamos y degradamos hormonas y factores de crecimiento; participamos en la respuesta inmune y en las reacciones de coagulación, aparte de formar una barrera al paso de la sangre.

Presentadora: ¿Cuál cree usted que fue la causa del accidente?

Célula endotelial: Fue una negligencia en toda regla. El colesterol en sangre llevaba tanto tiempo elevado que empezó a acumularse sobre todas nosotras, formándose verdaderos depósitos de basura.

Para realizar nuestro trabajo necesitamos estar en buenas condiciones y no cubiertas de porquería. Llamamos a las células encargadas de hacer limpieza, los macrófagos y de tanta grasa que engulleron se transformaron en células espumosas que rezumaban grasa.

Los macrófagos al verse desbordados pidieron auxilio a la artillería pesada del sistema inmunitario, lo que hizo que se estimulara la liberación de muchas sustancias inflamatorias por parte de los linfocitos, dando la sensación de que estábamos inmersos en una guerra química.

La vergüenza es que las células cerebrales corticales se chuleaban de que nunca íbamos a tener problemas cardiovasculares porque somos del sexo femenino y los estrógenos nos protegen. El problema fue que llegó la menopausia y con ella los estrógenos fueron desapareciendo. Ahí se dieron cuenta de lo que vale un peine y las lesiones ateroscleróticas se le escaparon de las manos.

Presentadora: Doña Endotelial recuérdenos cuales eran sus reivindicaciones antes del accidente.

Célula endotelial: Solo pedíamos aire puro, más actividad física y una alimentación equilibrada. Llevamos años quejándonos del estrechamiento de las vías y sufriendo tensiones altas, toxinas del tabaco y exceso de grasa corporal. En estas condiciones las células endoteliales no somos capaces de dilatar los vasos sanguíneos de forma eficiente ya que no podemos sintetizar el óxido nítrico (nuestra sustancia vasodilatadora más importante), a partir de L-arginina por la NO sintetasa endotelial (eNOS).

El óxido nítrico para nosotras es vital ya que aparte de dilatar los vasos sanguíneos disminuye la adhesión de los monocitos e inhibe la proliferación de las células musculares lisas de la pared vascular que ocurre en circunstancias de agresión física o química de la misma.

Si nos hubieran hecho caso en su momento probablemente esta catástrofe no hubiera pasado y ahora no estaríamos sometidos a restricciones dietéticas ni a complicados tratamientos médicos.

Presentadora: Tras estas impactantes declaraciones de nuestros dos invitados, vamos a conversar con una experta en la materia. Una neurona de la región preóptica medial del hipotálamo cerebral que se encarga de regular la presión y el volumen sanguíneo así como los niveles de electrolitos en sangre. Además forma parte de un sistema complejo de vías nerviosas que se encargan de la autorregulación del flujo sanguíneo cerebral.

Tras la tragedia se barajaron varias hipótesis sobre la causa del accidente. Una de ellas era que la obstrucción se debió a un trombo originado en algunas de las venas varicosas de las piernas pero la hipótesis final que se dio como válida fue la rotura de una placa de ateroma en la intersección de las dos carótidas. Explíquenos Doña Neurona a los que somos legos en el tema, ¿qué es un ateroma y cómo se forma?

Neurona: El ateroma es una patología que afecta a las arterias elásticas y musculares de nuestro organismo. Todo comienza con una lesión, frecuentemente por cizallamiento, en las células endoteliales que ocasiona que partículas que no se adhieren habitualmente a la pared vascular se comiencen a adherir, como es el caso de las grasas.

Normalmente, las moléculas de grasa que navegan por nuestro torrente sanguíneo no se oxidan por la presencia en sangre de antioxidantes como la vitamina C y el β-caroteno, pero en el momento que la grasa se adhiere al endotelio esta protección antioxidante se pierde.

Para limpiar todos esos detritos acumulados, se recluta a los monocitos circulantes que se transforman en macrófagos, células poderosas que se ponen manos a la obra en la difícil tarea de limpiar toda la grasa oxidada y depositada.

Los macrófagos repletos de grasa pierden su identidad y pasan a llamarse células espumosas que forman estrías de grasa y pasan a constituir el verdadero corazón de la placa de ateroma.

Las células musculares de la pared vascular también se vuelcan en la reparación del daño. Empiezan a migrar y dividirse para reforzar la pared arterial estimuladas por la secreción de factores de crecimiento por las células endoteliales. El ritmo celular es acelerado convirtiéndose todo en un gran cúmulo de actividad donde las células musculares trabajan activamente segregando colágeno que acaba alterando la estructura de la pared arterial.

Las células espumosas cargadas de grasa, las células musculares con el colágeno y las células inflamatorias (macrófagos y linfocitos T) forman como un huevo que protruye hacia la luz del vaso pudiendo obstruir total o parcialmente el flujo de sangre arterial.

Presentadora: En los últimos informes se dio por buena la hipótesis de que había sido un trombo y no un estrechamiento de la luz vascular.

Neurona: Efectivamente fue un trombo que se soltó de la placa de ateroma.

Los macrófagos y los linfocitos T reclutados por la zona dañada intentan pulir la placa para que su tamaño disminuya y no obstruya el paso de la sangre. Para conseguirlo comienzan a segregar colagenasas, gelatinasas y la estromielisina aparte de interferón γ (IFN-γ), las citocinas proinflamatorias IL-1, IL-2 y TNF-α.

El volumen de la placa desciende pero aparecen regiones muy vulnerables a la fragmentación, transformando la placa de ateroma en una bomba de relojería. Cuando se produce la rotura, un gran trombo se forma en la superficie expuesta, debido a que el interior del ateroma es muy aterogénico. Solo es cuestión de tiempo que el trombo se desprenda y bloquee a su paso el flujo sanguíneo de alguna arteria.

A partir del momento en el que el trombo ocluye la arteria, una o varias zonas cerebrales quedan sin riego sanguíneo y en pocos minutos, los compuestos ricos en energía empiezan a depleccionarse , lo que conlleva que las bombas de membrana empiecen a fallar, permitiendo la entrada de calcio al interior de las células por despolarización de sus membranas. Esta elevación del calcio intracelular activa lipasas y proteasas que liberan ácidos grasos y desnaturalizan proteínas. Si el flujo sanguíneo se restaura en menos de 5 minutos el proceso es reversible, pero por desgracia esto no ocurrió en este fatídico caso.

Placa de ateroma

Presentadora: Señoras y señores llegamos al final del programa de hoy. Agradecemos a nuestros tres invitados su asistencia y sus comentarios. Deseamos desde aquí la pronta mejoría de todas las células dañadas y que sucesos tan dramáticos como este no vuelvan a ocurrir en nuestro organismo.

Ahora en Radio Aponeurosis les vamos a dejar una pieza musical en homenaje a todas las víctimas celulares que murieron en este terrible accidente:

Il Silenzio de André Rieu

Mª Jesús

Bibliografía.- Bioquímica Médica de John W. Baynes y Marek H. Dominiczak. Editorial Elsevier-Mosby, 3ª Edición, 2011.

Esta entrada es la tercera participación de Vendo mi cuerpo por ser delgad@ en el XXVII Carnaval de Química, alojado en el blog Educación Química.

https://educacionquimica.files.wordpress.com/2013/07/logo.jpg?w=584

Esta entrada es la primera participación de Vendo mi cuerpo por ser delgad@ en el XXV Carnaval de Biología, alojado en el blog Ser Vivo.

https://lh3.ggpht.com/-wwugmkIky3w/Udq_IUriUrI/AAAAAAAACjE/evlOKFxGIak/s1600/cabecerabiocarnaval.jpg

Anuncios

2 pensamientos en “Radio Aponeurosis: Accidente en la carótida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s