Las interacciones del Hipérico o Hierba de San Juan

Una botica antigua con su luz atrapada en la caoba de las estanterías de antaño, llena de recipientes con polvo, hierbas, extractos de animales, plantas…

Farmacia1Cuantas veces de niña soñé con colarme en ella. El recinto sagrado donde los boticarios elaboraban sus remedios y fórmulas magistrales, siguiendo las pautas marcadas por el médico del pueblo con escritura ininteligible para un profano, pero no para ellos.

No era en sí la química lo que me atraía, ni las fórmulas magistrales. Lo que quería era experimentar la aventura y la excitación de mezclar al azar todos aquellos productos que pudiera alcanzar con mi pequeña mano en las altas estanterías de la botica.

Estaba convencida de que conseguiría con ello crear algo mágico. Un montón de reacciones químicas en serie, con chispas y resplandores de distintos colores desbordando de una marmita donde los burbujas se hacen cada vez más grandes y potentes, el olor más intenso, las vibraciones sonoras más estruendosas…

Farmacia2

Pasaron los años y me hice consciente de que aquel experimento soñado nunca saldría del campo imaginativo de mi mente, pero los estudios y la práctica diaria me hicieron descubrir que experimentamos algo similar en nuestro propio cuerpo sin ser conscientes de ello.

Diariamente multitud de sustancias químicas entran en nuestro aparato digestivo. Una vez absorbidas siguen varias rutas metabólicas para ser transformadas en moléculas más o menos activas que en su travesía corporal pueden tener algún encontronazo entre ellas y cambiar por completo el resultado final. Existen interacciones entre medicamento-medicamento, medicamento-alimento y medicamento-hierbas medicinales.

Siempre pensamos que son los medicamentos los que más interfieren y pueden dificultar la metabolización de otras sustancias, en cambio, a los productos a base de hierbas le concedemos el indulto solo por el hecho de ser totalmente naturales.

Vamos a analizar cinco casos clínicos de personas que están tomando un solo medicamento y deciden acompañarlo de una hierba medicinal como el “Hipérico perforatum o hierba de San Juan”, muy recomendada para estados de ánimo alicaídos, ansiosos o depresivos:

  1. Mujer de 22 años con buen estado de salud que toma anticonceptivos orales.

    La ingesta concomitante de la hierba aumenta el riesgo de embarazo por disminuir la efectividad del anticonceptivo.

  2. Joven de 18 años diagnosticado de epilepsia desde la infancia a tratamiento con carbamacepina. Decide tomar unas infusiones de nuestra hierba relajante para afrontar mejor las oposiciones. ¡Qué pena! Todos los meses de estudio fueron en vano. No se pudo presentar a los exámenes porque esa noche convulsionó como no lo había hecho hace años.
  3. Mujer de 30 años a tratamiento de las migrañas con medicamentos de la familia de los triptanes. Necesita tomar algo para que le ayude a conciliar el sueño tras varios días con los nervios a flor de piel. El efecto fue totalmente contrario al esperado. Sudoración, mareos, confusión y nerviosismo fueron la tónica general.
  4. Varón de 75 años a tratamiento anticoagulante con acenocumarol (Sintrom). Su riesgo de trombosis se incrementa y con su arritmia cardíaca en cualquier momento puede originársele un trombo que puede ser fatal.
  5. Ama de casa de 45 años a tratamiento de antidepresivos IMAO (inhibidores de la monoamino oxidasa). Considera que a lo mejor si toma la hierba de origen natural, sin nada de química, podrá ir disminuyendo la dosis del antidepresivo. El efecto resultante no es el esperado, ya que empieza a sentirse fatal. Le duele la cabeza, el corazón amenaza con escaparse de su caja torácica y termina ingresada en un hospital por una grave crisis hipertensiva.
  6. Varón de 40 años trasplantado de corazón a tratamiento inmunosupresor con ciclosporina.Le prohibieron beber alcohol y necesita tomar algo para reducir su ansiedad. Todos los días se toma dos comprimidos de hierba de San Juan hasta que un día aparece muerto porque su nuevo corazón es reconocido como extraño por su sistema inmunológico.

– ¿Por qué ocurrió todo esto?

Imagínense una casa de 5 personas con un solo baño. Todos tienen que ducharse para ir al colegio o a trabajar de 8 a 9 horas. Si todos son diligentes y cada uno se ducha en 10 minutos, no tendrán problemas de horario. ¿Qué ocurre si uno de los individuos de la familia tarda en ducharse media hora? El resto de la familia saldrá perjudicada porque llegará tarde a sus tareas.

Algo similar pasa en nuestro organismo. Numerosas sustancias endógenas y exógenas son metabolizadas por enzimas hepáticas, pertenecientes la mayoría a la familia del citocromo P450.

Lo ideal sería que todas estas sustancias se metabolizaran a un ritmo normal, siguiendo su camino y llevando a cabo su mecanismo de acción asignado.

Como se pueden imaginar esto no es tan sencillo, ya que pueden existir sustancias inhibidoras de la función enzimática que se unen con alta afinidad a la enzima dando lugar a que el resto de sustancias a metabolizar hagan cola, alterándose su efecto en el organismo.

También se puede dar el caso de que las sustancias a metabolizar induzcan la formación de más enzimas hepáticas (igual que si el padre de familia, construye más baños), en este caso la metabolización de algunas sustancias como por ejemplo los medicamentos se hacen con más rapidez (situación que sería favorable en la familia del ejemplo) pero en el caso de los fármacos disminuye su actividad terapéutica.

Todas estas interacciones pueden llegar a ser problemáticas incluso peligrosas, como vimos en los casos clínicos anteriores cuyo punto en común fue el consumo simultáneo de la hierba de San Juan con medicamentos concretos.

El Hipérico o Hierba de San Juan es un potente inductor enzimático que hace que fármacos como la ciclosporina pautada como tratamiento inmunosupresor en trasplantes, pierda eficacia y aumente las probabilidades de rechazo del órgano trasplantado.

Fíjense en la siguiente ficha técnica y valórenla ustedes mismos, entre paréntesis aclaro las funciones de los fármacos indicados:

Hipérico perforatum Extracto seco
Posología:
Adultos: 0,5 mg/día o 0,5 mg repartidos en 2 dosis durante 1 mes.
Contraindicaciones:
Consumo concomitante de antidepresivos.
Hipersensibilidad a la luz.
Precauciones:
Evitar exposición a rayos U.V.
No suprimir bruscamente.
Embarazo:
No se han realizado estudios de fetotoxicidad ni de teratogenicidad.
No utilizar, no existe experiencia.
Reacciones adversas:
Trastornos gastrointestinales.
Reacciones alérgicas.
Agitación.
Síndrome de abstinencia en caso de suspensión brusca que puede dar lugar a nauseas, anorexia, mareos, sed, escalofríos y fatiga aguda.
Efectos sobre la conducción:
El hipérico puede producir somnolencia.
Interacciones:
Reduce niveles plasmáticos de:

  • Carbamacepina (anticonvulsivante).
  • Fenobarbital (barbitúrico).
  • Fenitoína (tratamiento de convulsiones y arritmias cardíacas).
  • Ciclosporina: Utilizada en psoriasis, artritis reumatoide, síndrome nefrótico y en trasplante de órganos y médula ósea (esta combinación puede ser causa del rechazo de un trasplante).
  • Anticonceptivos orales (peligroso si no queremos un embarazo).
  • Digoxina (indicado en arritmias cardíacas).
  • Indinavir, nelfinavir, ritonavir, saquinavir, efavirenz y nevirapina. (Agentes antirretrovirales para tratamiento de infecciones por VIH o SIDA). Peligroso por disminuir eficacia de estos fármacos y aumentar la resistencia a los mismos.
  • Teofilina: Tratamiento de asma, enfisema y bronquitis crónica.

Aumenta los efectos serotoninérgicos (lo que puede dar lugar a mareos, sudoración, temblores, enrojecimiento, confusión y agitación):

  • Citalopram, fluvoxamina, paroxetina, sertralina: Indicados en trastornos de ansiedad, de angustia, estrés postraumático y depresión.
  • Fluoxetina y fluvoxamina: Tratamientos para la depresión y bulimia nerviosa.
  • Trazodona: Depresión, ansiedad y como medicación preanastésica, preendoscópica o postoperatoria.
  • Sumatriptán, naratriptán, rizatriptán y zolmitriptán: Tratamiento migrañas.

Reduce efecto de:

  • Warfarina y acenocumarol (anticoagulantes).

Potencia efectos:

  • IMAOs (antidepresivos inhibidores de la monoamino-oxidasa). Situación peligrosa porque puede dar lugar a crisis hipertensivas.

Hipérico

A la hora de ingerir cualquier producto a base de hierbas debemos tomar las mismas precauciones igual que si se tratara de un medicamento, es decir, consultarlo con su médico y adquirirlo en farmacias o establecimientos con las garantías sanitarias necesarias para su comercialización.

No caigan en la trampa de que solo tienen cualidades beneficiosas, son inofensivas y no presentan efectos secundarios ni interacciones, tomando como único aval que son naturales. Les recuerdo que la cicuta, la amanita phalloides y la estricnina entre otros, también son naturales.

Mª Jesús

Bibliografía:

  • Tratado de Nutrición, tomo I. Bases fisiológicas y bioquímicas de la Nutrición. Angel Gil. 2ª edición. Editorial Panamericana.

  • Comer saludablemente. Interacciones entre los alimentos y medicamentos en la atención primaria. Mª Beatriz Bravo Vélez y María Martín Bejarano. Dykinson 2000.

  • Vademecum internacional. Editorial Medicom.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s