Conspiración nutricional

3 Mayo 1991

Querido amigo:

Te sorprenderá mucho recibir esta carta después de varios años sin saber de mí.

No pretendo con esta carta rogar tu perdón, ni tampoco quiero que me busques. Sólo deseo que la información y los datos científicos que he ido recabando en estos años de retiro lleguen a tus manos y tú valores lo que quieras hacer con ellos.

La historia es muy larga, por lo que intentaré abreviarla un poco.

Un maravilloso día del mes de mayo de hace tres años, recibo en mi despacho a una pareja muy elegante que se hacía pasar por matrimonio. Tras las presentaciones de rigor me exponen en pocos minutos el proyecto de investigación e intervención nutricional más ambicioso e interesante que haya oído en mi vida. Superaba con creces mis aspiraciones profesionales. Sigue leyendo