Obesos acuosos

El agua es indispensable para la vida y en nuestro organismo tiene funciones muy diversas que van desde el transporte de nutrientes, la eliminación de sustancias de desecho y la lubricación articular hasta servir como medio para que se transmitan los impulsos neuromusculares y como mesa de trabajo donde tienen lugar las reacciones metabólicas corporales.
La distribución del agua dentro de nuestro cuerpo varía de una persona a otra y sobre todo lo hace con la edad. Con el paso de los años nuestro cerebro, piel y tejido subcutáneo pierden progresivamente agua, dando lugar a las odiosas arrugas y al cerebro con aspecto de uva pasa. En cambio, al aumentar la edad el agua se incrementa en el tejido adiposo y muscular.
En la obesidad no pasa lo mismo Sigue leyendo