Sindicatos grasos

Últimamente existe un descontento general entre el conjunto de trabajadores que integran el grupo de regulación alimentaria de nuestro organismo. Este blog se hace eco de sus protestas y les presta su espacio para hacer llegar a todo el público en general, el motivo de su disgusto, así como sus exigencias:

Equipo adipo2

¡Todas las células grasas, hormonas, péptidos y demás sustancias que intervienen en el control del apetito reivindicamos que se nos escuche!

¡Protestamos porque la comida se ha convertido en el eje de eventos, celebraciones y descargas emocionales, cuando es únicamente nuestro combustible!

¡Protestamos por la calidad de los nutrientes que recibimos, teniendo amplia disponibilidad de productos buenos y nutritivos, nuestra dieta diaria es repetitiva, hipercalórica y la mayoría de las veces descompensada nutricionalmente!

¡Protestamos porque se les hace oídos sordos a nuestras señales, especialmente a las de saciedad! Se come hasta el límite, creyendo que de esta forma, la satisfacción será mayor.

¡Protestamos porque se considera el tejido graso un mero depósito energético, feo, engorroso y pesado! ¡Es hora de reivindicar sus funciones! La grasa segrega moléculas que regulan el peso corporal, sustancias que intervienen en el sistema inmune, en el control de la función vascular e incluso en la función reproductora.

¡Protestamos porque no nos movemos! ¡Necesitamos actividad, necesitamos que nuestros músculos se contraigan y se movilicen los nutrientes!

¡Protestamos porque la evolución humana nos enseñó a economizar y sólo oímos quejas de que ahorramos demasiado!

¡Protestamos porque se intenta destruir la grasa con aparatos mecánicos o con sustancias de dudosa procedencia! ¡Si no la quieren no la produzcan!

¡Protestamos porque necesitamos agua, simplemente agua!

¡Protestamos por el ritmo frenético y estresante que dispara todos las respuestas al estrés, dando lugar a sobresaltos y adaptaciones en el organismo para intentar recuperar de nuevo el equilibrio hormonal!

¡Protestamos porque estamos hartos de dietas salvajes y de largos ayunos! ¿Es que no se dan cuenta de que nuestro incremento de peso no apareció de la noche a la mañana?

¡Protestamos porque no tenemos previsión de futuro! Tomamos medidas más sensatas, cuando caemos enfermos que cuando estamos sanos.

¡Protestamos porque se ceba a los descendientes! Es antinatural y antievolucionista provocar que los hijos vivan menos que sus padres.

Es hora de que recapaciten y tomen conciencia de que realmente tienen un problema. Les recordamos que nuestro organismo ya cuenta con células grasas o adipocitos desde el quinto mes de vida fetal llegando a ser más de cinco billones en la edad adulta. Si fuéramos tan perjudiciales, la evolución ya nos iría dejando atrás.

Mª Jesús

Pd.- Entrada con motivo del    European Obesity Day Logo.

Capitán metabollito

Llevo viajando varias jornadas, llegando incluso por momentos a la velocidad de la luz. Todos mis compañeros superhéroes andan siempre muy ocupados con los problemas de la humanidad: guerras, saqueos, catástrofes naturales… Pero, yo no he tenido nada que hacer hasta ahora. Mis superiores decidieron darme el puesto de capitán Metabollito con la convicción de que nunca iba ser necesario, ya que según ellos no tenía ninguna habilidad especial. Pero, paradojas de la vida, la humanidad está en peligro y sólo yo puedo salvarla. Una gran epidemia, la obesidad, está asolando la población de la Tierra y lo peor de todo es que los individuos que pueblan el planeta son conscientes del problema pero no buscan soluciones o las buscan a lo loco.

La cuestión se reduce únicamente a que no saben usar las matemáticas, y con esto no hablo de matemáticas avanzadas, sino de simples operaciones aritméticas. Concretamente sumar, restar y multiplicar. Esta limitación no es por falta de habilidades sino al contrario son seres basados en el carbono, con un disco duro con capacidad para almacenar todos los libros escritos por su especie hasta el día de hoy. El problema es la infrautilización de sus capacidades y su mal uso, destinado la mayor parte de las veces a actividades banales, la mayoría reiterativas, algunas obsesivas e incluso en algunos casos autodestructivas. Sólo un pequeño porcentaje de ellos se dedican a sacarle partido a su buen dotado hardware.

Desde que salí del cuartel general situado en la “Galaxia del Bollo de Leche” traigo el piloto automático activado mientras voy leyendo los informes de mis superiores sobre la misión que tengo encomendada: Sigue leyendo

Conspiración nutricional

3 Mayo 1991

Querido amigo:

Te sorprenderá mucho recibir esta carta después de varios años sin saber de mí.

No pretendo con esta carta rogar tu perdón, ni tampoco quiero que me busques. Sólo deseo que la información y los datos científicos que he ido recabando en estos años de retiro lleguen a tus manos y tú valores lo que quieras hacer con ellos.

La historia es muy larga, por lo que intentaré abreviarla un poco.

Un maravilloso día del mes de mayo de hace tres años, recibo en mi despacho a una pareja muy elegante que se hacía pasar por matrimonio. Tras las presentaciones de rigor me exponen en pocos minutos el proyecto de investigación e intervención nutricional más ambicioso e interesante que haya oído en mi vida. Superaba con creces mis aspiraciones profesionales. Sigue leyendo